Pandemia, desigualdad y violencia en el mundo
Mundo

El sombrío discurso de António Guterres

El Secretario General describe la “acusación moral” de la distribución mundial de vacunas, los “golpes militares” y la emergencia climática

El Secretario General de las Naciones Unidas ha advertido que el mundo está “al borde del abismo y avanzando en la dirección equivocada” en un discurso urgente y a veces airado dirigido a los líderes mundiales en la Asamblea General de la ONU (Unga).

António Guterres pintó un panorama desolador de desigualdades insostenibles, un cambio climático galopante y un liderazgo irresponsable.

“Estoy aquí para hacer sonar la alarma. El mundo debe despertar”, dijo Guterres.

Pandemia, golpes de estado y desigualdad

Señaló las grandes desigualdades actuales en la distribución mundial de las vacunas, con grandes mayorías en el mundo rico ya vacunadas, mientras que más del 90% de los africanos siguen esperando su primera dosis.

“Esto es una acusación moral del estado de nuestro mundo. Es una obscenidad”, dijo el Secretario General. Habló de las enormes disparidades en la riqueza, que veían “a los multimillonarios viajar al espacio mientras millones pasan hambre”, junto con el retroceso de la democracia.

“Estamos asistiendo a una explosión de tomas de poder por la fuerza. Vuelven los golpes militares”, dijo. Cuando las democracias no satisfacen las necesidades básicas de su población, añadió Guterres, “se da oxígeno a los arreglos fáciles, a las soluciones de plata y a las teorías conspirativas”.

Es habitual que los secretarios generales insten a los líderes reunidos en Nueva York para la Unga a que hagan algo mejor por sus pueblos. Guterres les ha regañado antes, pero el discurso de este año desde el podio de mármol verde fue especialmente sombrío.

El calentamiento global

Sobre la emergencia climática, Guterres dijo que el mundo camina dormido hacia el desastre, señalando que si todas las centrales eléctricas de carbón previstas en el mundo entran en funcionamiento, la temperatura media del planeta aumentará más de 2C.

“Se trata de una emergencia planetaria”, dijo. “Estamos al borde de un abismo, y avanzamos en la dirección equivocada. Nuestro mundo nunca ha estado más amenazado, ni más dividido”.

Sin nombrar a EE.UU. y China, dijo que su rivalidad de superpotencias amenazaba cualquier esperanza de progreso para abordar los problemas del mundo.

“Será imposible abordar los dramáticos desafíos económicos y de desarrollo, mientras las dos mayores economías del mundo estén enfrentadas”, dijo. “Creo que nuestro mundo se está deslizando hacia dos conjuntos diferentes de reglas económicas comerciales, financieras y tecnológicas, dos enfoques divergentes en el desarrollo de la inteligencia artificial y, en última instancia, el riesgo de diferentes estrategias militares y geopolíticas, y esto es una receta para los problemas. Será mucho menos predecible que la guerra fría”.

“Para restaurar la confianza e inspirar esperanza, necesitamos cooperación, necesitamos diálogo, necesitamos entendimiento”, dijo el secretario general, pero poco o nada en la letanía de problemas desastrosos y malas decisiones que expuso sugería que alguna de esas virtudes fuera a exhibirse en los próximos días en Nueva York.

César Solis
Me gusta escribir sobre actualidad, noticias mundiales y todo lo que afecta a la humanidad en distintos niveles.
https://agendatransparencia.cl