Mundo

Crisis del Sistema de Reparto en España: Fisco se ve obligado a prestarle 10 mil millones de euros adicionales a su sistema para pagar pensiones en 2023

El Comité de Ministros de España anunció este nuevo préstamo a fines de octubre y, en total, el Fisco español traspasará casi 39 mil millones de euros a su sistema de pensiones en 2023, esto en adición a lo que ya contribuyen los trabajadores. El objetivo es hacer frente a los pagos de pensión contributivas, así como el extra de noviembre y otros bonos y beneficios, según reportan medios españoles.


Justo en momentos en que se cumple un año de la tramitación legislativa de una posible reforma al sistema de pensiones en Chile que, entre otros aspectos, busca instalar un sistema de reparto con un porcentaje de la cotización extra de los trabajadores, las noticias que llegan desde España sobre el estado y sostenibilidad de su propio sistema basado en reparto permiten sacar algunas conclusiones.

Esto se puede desprender de las últimas publicaciones de medios de prensa de aquel país que dan cuenta de cómo el 31 de octubre pasado el Consejo de Ministros de España decidió hacerle un préstamo de 10 mil millones de euros a la Tesorería General de la Seguridad Social, el ente encargado de pagar las pensiones y otros beneficios y bonos presentes en el sistema previsional español. Este aporte se suma a los 19 mil 888 millones de euros (19,8 billones) que el Estado español ya le entrega año a año al ente público que administra el sistema de reparto para pagar los denominados “gastos impropios”, o partidas no-pensiones, tales como bonos, el llamado Ingreso Mínimo Vital, prestaciones de protección familiar o dependencia y otro tipo de ayudas, todos compromisos adquiridos en un acuerdo parlamentario de 2012 (Pacto de Toledo).

En total, esto implica que, sólo para 2023, el Fisco español transferirá 39 mil millones de euros a la seguridad social. Según los datos presupuestarios de los últimos años las aportaciones del Estado al sistema de reparto se han cuadriplicado: en 2012, las transferencias fueron de sólo 9 mil millones de euros; en 2019, llegaron a 15 mil 600 millones de euros; pero en sólo cuatro años (2023) la cifra ya se duplicó.

Al momento de informar el préstamo para este año, el Ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, señaló que “la concesión del préstamo realizada hoy asegura el pago puntual de las pensiones y permite a la Seguridad Social planificar con suficiente antelación la disposición de los recursos necesarios para hacer frente a estos desembolsos extraordinarios”. Pero para algunos medios de prensa, estos préstamos sólo sirven para “dopar el sistema, restarle contributividad, además de ofrecer una imagen de equilibrio presupuestario que no es real”.   

En otros artículos, medios como El Mundo recordaron además que los préstamos adicionales del Estado al sistema de reparto español realizados en 2020 y 2021 habían superado los 13 mil millones de euros cada año. También hicieron hincapié en que en 2022 las autoridades de gobierno “celebraron” que el préstamo “sólo” había sido de casi 7 mil millones de euros. Pero la cruda realidad muestra que, en los últimos 4 años, el Estado español ha desembolsado extraordinariamente casi 43 mil millones de euros para hacer frente a los déficits de su sistema de reparto.

Este escenario se da pese a que el número de cotizaciones totales (es decir, lo que ingresan mes a mes los trabajadores y las empresas formalizadas) que han ingresado a las arcas fiscales en 2023 creció 9,9%. El problema, entonces, pasa por el creciente número de pensionados, los beneficios que se fijan cada vez en valores más altos y el propio reajuste que se hace por el IPC, citan los propios medios antes señalados.

Vale la pena recordar que según el último índice Mercer que evalúa los sistemas de pensión en el mundo, Chile se posicionó en la posición 14°, por sobre España que se ubicó en el lugar 26°.