Nacionales

Global Democracy Index: Chile pasa de ser una democracia “plena” a una “defectuosa”

La caída en el Global Democracy Index sería consecuencia de los bajos niveles de confianza en el Gobierno, la baja participación en las últimas elecciones y la creciente polarización política. “El colapso de los partidos de centro y los brotes de malestar social tras las protestas de octubre de 2019 fueron ilustrativos de la creciente polarización”, señala el informe.

El Global Democracy Index (Índice de Democracia) correspondiente al año 2021 arroja que Chile retrocedió y pasó de ser considerada una democracia “plena” a una “defectuosa”.

Las conclusiones que se extraen del informe elaborado por Economist Intelligence Unit son poco alentadoras para la región. Latinoamérica cayó por sexto año consecutivo, pasando de 6,09 puntos en 2020 a 5,83 en 2021.

“Esto no solo fue el descenso más pronunciado registrado en el índice por cualquier región del mundo en este año, sino que fue la mayor caída registrada por cualquier región desde que lanzamos el Índice de Democracia”, detallaron los autores del reporte.

Esta caída reflejaría el descontento de la población con la gestión de los gobiernos durante la pandemia, lo que amplió algunas tendencias previas, incluido “el creciente escepticismo sobre la capacidad de los gobiernos democráticos para hacer frente a los problemas de la región”.

La caída de Chile

En Latinoamérica, cinco países bajaron de categoría. Chile, que se convirtió en una “democracia plena” en 2019 -antes de la pandemia-, fue relegado a la categoría de “democracia defectuosa” una vez más, ubicándose en el tercer puesto de la lista y siendo precedido por Uruguay y Costa Rica.

El informe explica que esta caída fue consecuencia de los bajos niveles de confianza en el Gobierno, la baja participación en las últimas elecciones y la creciente polarización política.

“El colapso de los partidos de centro y los brotes de malestar social tras las protestas a gran escala en octubre de 2019 fueron ilustrativos de la creciente polarización política”, añadieron.

Los expertos detallaron que la polarización también quedó en evidencia en las elecciones presidenciales, donde “las tradicionalmente poderosas coaliciones centristas se derrumbaron, dejando que el ultraderechista José Antonio Kast y el izquierdista Gabriel Boric compitieran en una segunda vuelta electoral”.

“Además, en el sur del país se está produciendo un aumento de la violencia por parte de miembros radicales de la comunidad indígena mapuche, por lo que se ha declarado el estado de emergencia en las regiones más afectadas”, agregaron.

El informe destaca positivamente el proceso constituyente y la redacción de una nueva Constitución. “La asamblea constituyente ha logrado la paridad de género y garantiza la representación indígena. Sin embargo, la asamblea está dominada por representantes de centroizquierda y esto podría fomentar una mayor polarización de la política chilena en 2022”, concluyeron.