El fin de la Superliga europea
Mundo

Las razones del fracaso de la Superliga europea

Sin duda, fue uno de los temas más comentados por los fanáticos del fútbol el mes pasado. La idea, impulsada por el presidente del Real Madrid, era la de realizar un torneo que se jugara a mitad de semana y que tuviera como protagonistas a los 12 equipos más poderosos del Viejo Continente. Sin embargo, la Superliga europea se fue derrumbando poco a poco.

Uno de los proyectos más ambiciosos del fútbol no alcanzó a ver la luz. Se trata de la denominada Superliga europea, liderada por el presidente de Real Madrid, Florentino Pérez, quien quiso elaborar un torneo en donde los equipos más grandes de Europa tuvieran lugar.

Entre estos equipos se encontraban, además de los madrileños, el FC Barcelona, el Atlético de Madrid, el Inter de Milán, el AC Milán, la Juventus, el Arsenal, el Tottenham Hotspur, el Manchester United, el Manchester City, el Liverpool y Chelsea.

Sin embargo, a pesar de que parecía que los equipos que pretendían levantar este proyecto estaban convencidos de poder hacerlo, no contaron con varios factores que terminaron por acabarlos. Por un lado, el descontento de varios hinchas en Europa se hizo notar de manera virtual y presencial.

También, la UEFA (Union of European Football Associations) se opuso a la idea tajantemente, señalando que los clubes que se unieran a esta iniciativa no podrían participar en la Liga de Campeones, torneo más prestigioso a nivel de clubes en Europa.

Estos, unidos a otros factores, hicieron que la bomba explotara.

El descontento de los ingleses

Finalmente, luego de la presión ejercida, todos los clubes menos Real Madrid, se restaron de la idea de hacer una Superliga europea. Quienes más presión pusieron fueron los hinchas de los clubes de Inglaterra, lugar en donde precisamente nació el fútbol moderno.

Hinchas de todos los clubes que participarían de este torneo, salieron a las calles a pesar de la pandemia, para expresar su descontento ante una idea que muchos calificaron como capaz de destruir el fútbol actual. A los hinchas de los clubes participantes, se unieron los fanáticos de los otros clubes que no fueron invitados a este certamen exclusivo.

Pero la voz no solo la tomaron los hinchas. El primer ministro Boris Johnson, también manifestó su preocupación ante la realización de la Superliga europea. Lo mismo ocurrió con el príncipe William, quien manifestó que esta idea puede dañar el deporte que tanto aman los hinchas.

De igual forma directores técnicos como Marcelo Bielsa y Pep Guardiola se mostraron en contra de este proyecto. Este último señaló que el deporte deja de ser deporte cuando la recompensa que puedes ganar solo se les garantiza a unos pocos.

La fuerte oposición de la UEFA

Otro de los factores que llevó a la debacle de la Superliga europea, fue la férrea oposición que mostró la UEFA a la realización del torneo. Esto, porque uno de sus principales certámenes que es la Liga de Campeones, se hubiese visto sumamente afectado.

La idea de la Superliga era hacer un torneo aparte en donde los doce clubes participantes podrían mejorar sus ganancias a nivel económico. Obviamente, esto no gustó nada al ente rector del fútbol europeo, quien a través de su presidente manifestó su disgusto. “Le han escupido a la cara a los amantes del fútbol”, expresó en una rueda de prensa.

Una de las medidas que tomó inmediatamente la UEFA para evitar la puesta en escena de este torneo fue dejar en claro que los jugadores de los equipos que participaran en él, no podrían participar de la Eurocopa y tampoco en el Mundial de Fútbol.

Esto tuvo un efecto inmediato, ya que varios jugadores manifestaron su preocupación. Uno de ellos fue el capitán del Liverpool, Jordan Henderson, quien se mostró preocupado ante la posibilidad de no poder representar a su país en otros torneos.

No todos “los grandes” estaban incluidos

Bundesliga

Otro factoe que jugó en contra de la Superliga europea, fue que no todos los equipos grandes de Europa estaban insertos en el torneo continental. Esto sucedió ya que, inicialmente eran 15 los equipos que participarían, pero el FC Bayern de Múnich, Borussia Dortmund y Paris Saint-Germain se bajaron desde un principio.

Esto le restó peso obviamente, ya que Alemania y Francia no tenían ningún representante. Además, grandes figuras como Thomas Müller, Robert Lewandowski, Marcos Reus, Neymar y Kylian Mbappé no estarías presentes.

Finalmente, todos estos factores y la presión obligaron a los equipos que jugarían la Superliga europea a irse restando lentamente. Primero fueron los ingleses, luego los italianos y finalmente los españoles. Sin duda, una gran derrota para el principal gestor de esta iniciativa, Florentino Pérez, quien ha sido acusado de querer generar una liga elitista y poco inclusiva.

César Solis
César Solis
Me gusta escribir sobre actualidad, noticias mundiales y todo lo que afecta a la humanidad en distintos niveles.
https://agendatransparencia.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *