Noticias

Trabajadores: Aumento en el consumo de psicotrópicos y disminución del ejercicio

La Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) y la Dirección de Estudios Sociales de la Universidad Católica (DESUC), realizaron un estudio de calidad de vida y salud laboral durante el mes de septiembre, a más de 1.400 trabajadores a lo largo del país, con el objetivo de medir el estado de los hábitos de vida de los trabajadores chilenos durante la pandemia, titulado “Termómetro de Calidad de Vida y Salud”.

“Los resultados mostraron que aun cuando la pandemia no modificó demasiado el actuar de los trabajadores. Hay una serie de variables que están en niveles lejos del ideal”, explicó Miguel Zapata, gerente Seguridad y Salud Ocupacional de la ACHS. 

“Se refuerza lo que hemos visto durante los últimos dos años en materia de salud mental. La gente está estresada. Está dejando de hacer ejercicio. No logra alimentarse de la mejor manera y tiene una peor percepción de sí misma que hace uno o dos años atrás”, agregó.

Los resultados

El estudio de calidad de vida y salud laboral de la ACHS y la DESUC reveló que cuatro de cada diez trabajadores percibió haber subido de peso en los últimos 12 meses, es decir un 40%. Situación que se acrecienta en mujeres con un 45% y personas más jóvenes de 18 a 30 años con un 46%. 

A su vez, quienes tuvieron la percepción más alta de alza en peso fueron los trabajadores de oficina, técnicos y profesionales de nivel medio. De los cuales la mitad cree que aumentó de peso. Además, entre quienes cambiaron de peso, uno de cada tres afirmó que dejó de hacer ejercicio que sí hacía antes de la pandemia. 

Asimismo, el 67% de las personas que cambiaron de peso hacía ejercicio al menos 1 día a la semana por 30 minutos antes de la pandemia. Porcentaje que descendió a 43% al momento de realizar este estudio.

Relacionado a la falta de ejercicio está el sedentarismo presente en los trabajadores. Uno de cada diez pasa más de 8 horas sentado durante su jornada laboral. Y uno de cada tres lo hace por un periodo mínimo de cinco horas al día. En el caso de los trabajadores más calificados y modalidades en pandemia que involucraban trabajo desde casa tuvieron una mayor conducta sedentaria.

Sobre materia alimenticia, las personas que declararon consumir menos frutas y verduras registraron la misma proporción a quienes creyeron subir de peso, los que representan un 40%. En tanto, las personas más jóvenes son las que más habían dejado estos alimentos (44%).

Alto estrés y consumo de psicotrópicos

Además, el estudio de calidad de vida y salud laboral de la ACHS, analizó la salud mental de los trabajadores durante la pandemia y arrojó que el 31% de los trabajadores tiene de 2 a 4 estresores en el trabajo. Además se detalló que en los últimos seis meses, los temas que más preocuparon fueron el temor al contagio (64%), estrés laboral (55%), enfermedades de un ser querido (48%) y disminución de ingresos (48%). 

Respecto a las mujeres, las personas de mayor edad y de trabajos menos calificados son quienes declaran haberse visto expuestos a estresores en mayor medida.

Asimismo, en línea con la mayor declaración de problemas de salud y estresores, el 19% de los trabajadores declaró consumir algún medicamento de tipo psicotrópico (recetado o no), siendo las mujeres quienes muestran un nivel de consumo mayor que el de hombres, con un 27% v/s 12%. Y también el nivel aumenta en personas de mayor edad y con mayor cantidad de estresores en el trabajo. Demostrando que quienes consumían psicotrópicos desde antes de la pandemia, el 59% mantuvo su nivel de consumo, un 28% lo aumentó, y un 13% lo disminuyó.

En busca de estrategias en el mundo laboral

Respecto de por qué la ACHS realizó este estudio, Miguel Zapata afirmó que “buscamos relevar estos temas con la finalidad de ponerlo en el tapete de la opinión pública, y con ello generar en conjunto estrategias en el mundo laboral para mover la aguja hacia niveles de mayor salud para la población trabajadora, esto por el impacto en la carga de enfermedad que esto genera y sus consecuencias en el desarrollo laboral activo de los trabajadores chilenos”. 

“Este estudio viene a reforzar que si bien, no se visualizan grandes cambios, los indicadores están lejos de ser buenos. Se siguen observando niveles preocupantes de conductas sedentarias, consumo de tabaco, problemas en el peso, y bajo nivel de consumo de frutas y verduras, lo que se condice con otros estudios en población general”, finalizó Zapata.