Querella contra Nova Austral
Nacionales

Denuncias contra Nova Austral por irregularidades en producción de salmones: querellas apuntan a un sistema de defraudación

Corría el año 2019 cuando se conoció que el Servicio Nacional de Pesca interpondría una serie de denuncias en contra de la salmonera Nova Austral. Esto debido a la falsificación de informes acerca de la mortalidad real de los peces. Charlas en el Casino Dreams de Valdivia para adecuar las cifras e instrucciones de altos ejecutivos vía correo electrónico para llevar una “contabilidad paralela” son parte de las evidencias que apuntan a la presunta responsabilidad de altos ejecutivos de la salmonera.

En 2020, el Consejo de Defensa del Estado se querelló en contra de la empresa y sus principales ejecutivos. ¿El motivo? El posible fraude cometido por la compañía al exigir una subvención amparada en la Ley Navarino.

El 14 de enero de 1985 se publicó en el Diario Oficial la Ley N° 18.392, más conocida como la Ley Navarino. Esta normativa reside en una serie de beneficios tributarios y aduaneros para diversas empresas que desarrollen actividades industriales, en los territorios de la XII Región de Magallanes y Antártica Chilena. Uno de estos beneficios consiste en una bonificación del 20 % del valor de los bienes producidos por las empresas que cumplan con los requisitos de esta ley.

Sin embargo, para recibir estos dineros que entrega el Servicio de Impuestos Internos (SII) y la Tesorería General de la República, las compañías deben cumplir con una correcta utilización de los recursos naturales y asegurar la preservación del entorno natural de la zona. En este sentido, la empresa Nova Austral desde 2016 a 2019, recibió por parte del Estado una bonificación que llegó a los $59.580.971.043 (cincuenta y nueve mil quinientos ochenta millones, novecientos setenta y un mil cuarenta y tres pesos), equivalente a 85 millones de dólares aproximadamente.

No obstante, según se indica en una querella presentada por el Consejo de Defensa del Estado (CDE) en 2020, la empresa entregó información falsa al Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca). En este informe falsificaron la cifra real de salmones muertos en el proceso de producción, los cuales serían muchos más que los reportados. Además del daño medioambiental que esto significa, el engaño empleado por esta compañía de capitales noruegos se materializa como un fraude al fisco por contravenir lo estipulado por la Ley Navarino.

Charlas en el Casino Dreams y contabilidad paralela de muertes

En 2016 debutaba en el mercado de la producción de salmones Nova Austral luego de adquirir algunas concesiones marítimas en el Canal Beagle a la empresa Pesca Nova. Nova Austral entraba al mercado con un aparente sello verde, y se vanagloriaba de no ocupar antibióticos en la producción de los peces, a diferencia de otras empresas dedicadas al mismo rubro. Esta característica los convertía en una industria ecológica modelo. Sin embargo, mientras difundía en el mercado aquel mensaje atractivo que le permitía conseguir los mejores precios en los mercados internacionales, desde un inicio todo estaba fundado sobre la base de potencial fraude. 

Como se señala en la querella del CDE presentada el 24 de abril de 2020 ante el Juzgado de Letras y Garantía de Porvenir, durante el 2016 el gerente general de Nova Austral, Nicos Nicolaides, instruyó a un grupo de empleados en una reunión realizada en el Casino Dreams de Puerto Varas, el uso de un “novedoso” sistema de contabilidad de peces muertos en el proceso de producción. Según dio a conocer el ejecutivo, Nova Austral utilizaría dos contabilidades para registrar la mortalidad de peces. Una contabilidad de su “mortalidad real” (con la cifra verdadera de peces muertos) y una contabilidad de su “mortalidad declarada” (que contendría una cifra “maquillada”) que sería la que se informaría a las autoridades.

Con este sistema denominado Fish Talk, Nicolaides pretendía informar la mortalidad declarada a Sernapesca. Esto con el objetivo de evitar ser multados por el organismo al superar la cifra del 15 % de mortalidad permitida en el cultivo de salmones. Según se estableció en el documento de la querella, durante los años siguientes, se siguieron manteniendo reuniones en las dependencias del Casino Dreams. Allí, según comentó la Analista de Producción de Nova Austral, Rina Raicahuin, participaban Gerencia, Jefes de Áreas, Jefes y Asistentes de centro, costos y producción.

La denuncia de Sernapesca y el daño medioambiental

Antes de la querella presentada por el CDE en 2020, fue Sernapesca quien tomó cartas en el asunto. El martes 9 de julio de 2019, tras una exhaustiva investigación de 14 días lograron descubrir diferentes irregularidades en el proceso de producción de Nova Austral. Según detalló el organismo gubernamental, en uno de los centros de cultivo se comprobó la falsedad de los reportes acerca de la tasa de mortandad de los peces.

Todo esto le valió a Nova Austral recibir tres denuncias, una ante un tribunal competente por infringir el artículo 113 de la Ley de Pesca y Acuicultura (falsificación de datos). Además, otra ante el Ministerio Público por los delitos derivados de esta práctica. Y por último, una ante la Superintendencia de Medio Ambiente, por el ocultamiento del daño provocado en el fondo marino debido a la incorrecta disposición de las tecnologías en el cultivo de salmones.

En términos científicos, lo que pasaba en el fondo marino de los centros de cultivo de la empresa, es que como consecuencia de la indebida metodología de producción salmonera llevada a cabo por Nova Austral, se estaban presentando síntomas de anoxia en terreno submarino. Lo que quiere decir que existía una falta de oxígeno que puede afectar al ecosistema del lugar.

Según informó posteriormente el CDE, en total Nova Austral manipuló las cifras de salmones muertos en 8 de sus 12 centros de cultivos en el Canal Beagle. En términos de daño medioambiental esto significó que 3.583.933 de peces murieran de 2016 a 2019. Según la cifra oficial (mortalidad declarada) entregada por la empresa pesquera a Sernapesca, esta cifra sólo habría llegado a 1.475.683.

La defensa de Nicolaides y las posibles consecuencias para Nova Austral

La querella presentada contra Nova Austral también incluyó a los altos ejecutivos de la empresa. Entre ellos su Gerente General, Nicos Nicolaides, Arturo Schofield Muga (Gerente de Producción Agua Mar de Nova Austral), y Drago Covacich McKay (Gerente Regional Magallanes de Nova Austral). La defensa de este último, según se indicó en el medio La Prensa Austral, pidió la nulidad en el embargo de bienes solicitado por el CDE. Esto finalmente resultó en la retención de cerca de 7 mil millones de pesos por parte de la Tesorería Regional de Magallanes, tras comprobarse ilegalidades relacionadas a la Ley Navarino.

Según lo detallado por el CDE al medio Salmonexpert, los ejecutivos señalados arriesgan una pena que podría llegar a presidio mayor. Lo que equivale a 10 años de cárcel efectiva al tratarse de conductas ilegales reiterativas en donde se proporcionó información falsa por cuatro años seguidos.

Por otro lado, respecto a las consecuencias que podría tener en Nova Austral como empresa podrían ser nefastas. Esto a menos que pueda demostrar que la responsabilidad de las irregularidades recae exclusivamente en los ejecutivos que diseñaron y ejecutaron el fraude. De lo contrario, esto podría llevarlos a la caducidad de sus concesiones en el Canal Beagle. También recibir importantes multas, perder contratos firmados con el Estado y a dejar de recibir beneficios fiscales, tales como el pago de la bonificación dictada por la Ley Navarino. En definitiva, podría significar el cierre de sus operaciones en el país.

César Solis
Me gusta escribir sobre actualidad, noticias mundiales y todo lo que afecta a la humanidad en distintos niveles.
https://agendatransparencia.cl