Resultados primarias Chile
Nacionales

El día después de las primarias presidenciales

Una gran sorpresa fue la que dieron Gabriel Boric y Sebastián Sichel, los dos impensados triunfadores de la jornada de votaciones. Al día siguiente inmediatamente el mercado reaccionó a esto.

Los activos chilenos se resistieron a una venta global después de que un aspirante comunista a la presidencia perdiera inesperadamente una votación primaria antes de las elecciones de noviembre del país, dejando espacio para que un candidato más moderado avance.

El antiguo líder de las protestas estudiantiles, Gabriel Boric, ganó la votación de extrema izquierda con un 60,4% de los apoyos, superando al candidato del Partido Comunista, Daniel Jadue, un favorito que había asustado a los mercados financieros con sus llamamientos a una reforma económica radical.

El índice bursátil de referencia de Chile subió un 1,5% en las primeras operaciones, la mayor subida del mundo, mientras que los rendimientos de los bonos del Estado cayeron.

Entre los contendientes de la derecha, el ex ministro de Gobierno Sebastián Sichel, que ha pedido que se mantengan intactos los pilares económicos pro-mercado del país, ganó con el 49,1%. Derrotó a otros tres candidatos, entre ellos Joaquín Lavín, uno de los políticos más conocidos de Chile. Tanto Boric como Sichel pasarán ahora a la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 21 de noviembre.

Las primarias ofrecen a los inversores una visión del equilibrio de poder entre la izquierda y la derecha políticas antes de unas elecciones presidenciales que siguen abiertas. También es el último golpe a los partidos tradicionales de Chile en medio del persistente descontento social.

“Boric fue capaz de movilizar el apoyo de segmentos más amplios de la sociedad, mientras que Jadue sólo movilizó a la izquierda tradicional”, dijo Claudio Fuentes, politólogo de la Universidad Diego Portales. “Los votantes de derecha prefirieron a un contendor independiente por sobre los candidatos de los partidos tradicionales”.

Aproximadamente 1,7 millones de votos fueron emitidos en las primarias de extrema izquierda, mientras que más de 1,3 millones votaron en la contienda de derecha, según el organismo electoral gubernamental Servel. Alrededor del 21% de los chilenos habilitados para votar terminaron participando en las primarias.

Dos candidatos jóvenes

Boric, de 35 años, es un miembro destacado de una nueva generación de legisladores que ha sacudido la política chilena. Se dio a conocer al liderar las protestas a nivel nacional que comenzaron en 2011 y que reclamaban una educación gratuita y de calidad.

Se presentó con éxito como diputado de la Cámara Baja en 2013 y posteriormente fue reelegido para su segundo mandato en una votación aplastante. Más recientemente, Boric ayudó a forjar un acuerdo político para un referéndum sobre la Constitución del país.

“No teman a los jóvenes que quieren cambiar este país porque aprendemos de los errores y de las buenas decisiones de los que nos precedieron”, dijo Boric a sus partidarios a última hora del domingo. “Si Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba”.

Sichel, de 43 años, ha buscado ampliar su atractivo presentándose como candidato independiente al tiempo que impulsa sus vínculos con los partidos conservadores. En 2018, fue contratado para ayudar a dirigir la agencia de desarrollo económico Corfo y luego comandó el ministerio de desarrollo social, donde ayudó a establecer un programa de transferencia de efectivo de emergencia para las familias pobres.

El modelo económico de Chile se puede mejorar desde dentro y no necesita una reforma radical, dijo Sichel en una entrevista el mes pasado. Ha pedido que se impulsen las transferencias monetarias y se mejoren los servicios públicos.

“Somos una coalición que está preparada para ganar la elección presidencial”, dijo Sichel a sus partidarios. “Sabemos que nuestros planes son los mejores para el futuro de Chile”.

¿Qué sucederá en noviembre?

Numerosas encuestas de opinión pública realizadas en junio mostraron que tanto Boric como Sichel quedaron en segundo lugar en sus respectivas primarias. Pero tras la derrota de Jadue y Lavín todo cambió.

De cara al futuro, ambos podrían ser desafiados por otros candidatos en noviembre. Los partidos tradicionales de centro-izquierda que gobernaron Chile durante gran parte de los últimos 30 años, tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, no presentaron candidatos para las primarias, pero podrían competir.

Dentro de este grupo, la ex portavoz del gobierno Paula Narváez, del Partido Socialista, ya ha lanzado su candidatura. La presidenta del Senado, Yasna Provoste, del partido demócrata cristiano, que figura siempre en los primeros puestos de las encuestas, podría seguir su ejemplo. Es probable que la carrera presidencial llegue a una segunda vuelta en diciembre.

El próximo jefe de Estado de Chile supervisará la reescritura de la Constitución y un referéndum nacional sobre el documento. El ganador también se enfrentará a retos como el aumento de la deuda derivado de la ayuda de emergencia durante la pandemia y las demandas de aumento del gasto social tras los disturbios de 2019-2020.

César Solis
Me gusta escribir sobre actualidad, noticias mundiales y todo lo que afecta a la humanidad en distintos niveles.
https://agendatransparencia.cl